jueves, 30 de agosto de 2012

El Vórtice


A espaldas del Congreso hay una cueva
cavada por el Oso que la habita,
murallones de libros que allí edita
lo protegen de la barbarie nueva.

Da lo mismo granice, truene o llueva,
Cerca de lo inmutable, no se agitan
Ni el Oso ni el ambiente de su ermita,
Nomás ríe mientras su whisky prueba.

Gira el mundo en su torno enloquecido
Gira el tiempo sobre la eternidad,
Se refugian en Vórtice bandidos

Huyendo de las leyes de esta edad.
Con ungüentos, restañan, malheridos,
Las llagas de este siglo de maldad.

* * *

Gira el mundo, allá fuera todo gira,
Ya se agosta el tiempo en la eternidad,
El Oso desde el vórtice lo mira

Rumiando un pensamiento en soledad,
Un atisbo, ¡te tengo! ¡no! Suspira…
¡La pucha! ¡es refalosa la Verdad!





jueves, 23 de agosto de 2012

A un Subteniente que Volvió de Malvinas

Fue al combate sin la gloria de antaño,
Y peleó, sí, peleó como un valiente,
Hay huellas de batallas en su frente,
Que no borran el paso de los años.

No hubo palmas a su vuelta, silente,
Lo ignoró la nación envilecida,
La misma que pidió su propia vida,
Le volvía la espalda, impenitente.

Él, que abatió los pájaros de acero
Al mando de sus fieles tiradores.
Salió a cazar dragones voladores
Y al propio miedo con ojo certero.

Postrer infante, el último, el más fiero
En empuñar la espada con justicia,
Y con él toda la argenta milicia,
Ejército de andantes caballeros.

“Tu causa y tu pelea eran primicias,
Ofrenda que trasciende la derrota,
Sacrificio por una Patria rota,
sumergida en bajezas y malicia.

No pierdas la esperanza, compatriota,
Aférrate a los pocos camaradas,
Piensa que, de espoleta retardada,
Puede ser esa gesta hogaño ignota.

Que tu herencia no caerá en la nada,
Ni ha caído, mira todos tus hijos,
Mira a Aquél, clavado en el Crucifijo,
Y sabrás que la guerra está ganada.

Que la gloria, como nos lo predijo,
La tendremos a las puertas del cielo,
Y detrás de los sabios, ya sin velos,
Alzarán los guerreros su cortijo.”