martes, 18 de septiembre de 2012

El Zorzal

¿Por qué cantas, Zorzal, en plena noche?
No lo sé, no lo sé, dímelo tú.
¿por qué inundas tinieblas en derroche
De un canto destinado hacia la luz?

¿Es que acaso las luces de los hombres
Te confunden cuando alzas las testuz?
Y te engañas, por mucho que te asombre,
No pregonas del alba la virtud.

No estás solo, otras aves, cardenales,
Cegados por destellos carmesí,
Te hacen coro en negruras eclesiales

Y nos venden, mareando la perdíz,
Cantinelas de cuentos mundanales,
La quimera de un mundo pleno aquí.















lunes, 10 de septiembre de 2012

Banquete

Lo triste del banquete son los platos,
Cadáveres del campo de batalla,
Las copas fenecidas en conato
De asalto por ascenso a las murallas

De un triunfo que parece que de a ratos
Se anuncia como el trueno que restalla
En látigo de luz, mas el ingrato
Un negro amanecer nos avitualla.

Muere un vaso de vino desangrado,
Sangre oscura, una pena coagulada,
Se asfixia un cenicero atiborrado.

Burilado el fracaso en la mirada,
Arden piras de restos no inhumados,
Y no hay más, se acabó, no queda nada.

domingo, 2 de septiembre de 2012

Quién Pudiera



Cantar como Darío su sinfonía gris
Ponerle ondas al mar y acariciar los muelles,
La bóveda del cielo como un tambor batir.
Ver como vio Lugones la música primera
De un instrumento vivo de viento y de marfíl

Dibujar en la bruma sueños de marineros
De paisajes lejanos con aromas de anís,
Dejar que el ritmo fluya dando su propia forma
Al genio embotellado dentro de su magín.

Con el sol embriagarse bebiendo en su taberna
Y salir abrazados bajando un serpentín.
Regalar una rosa de pétalos de espuma,
Meter los pies descalzos en la luna de abril.

Dejar que el universo toque su serenata
Los pájaros y grillos, el verano febril,
Juntarlos en el cauce de versos melodiosos
Y verlo todo nuevo con mágico barniz.