jueves, 29 de noviembre de 2012

Apokalypsis




Ved cabalgando al Ángel la tormenta,
En tropeles las nubes se encabritan,
Un retumbar de truenos con los cascos
De negros sementales que se irritan,
El mismo suelo teme la violenta
Arremetida, tiemblan los peñascos,
Derrámase ya el frasco,
vuelca la ira celeste
Hiriendo este y oeste
Con un furor de rayos y centellas,
Furia de luz, terriblemente bella,
Guerra de muerte y vida en las alturas,
Justa venganza de antigua querella
Que sabe su victoria ya madura.

Crujen los goznes del tiempo y del mundo,
Vacilan las tinieblas y el abismo
Despierta de su sueño milenario.
En dolores de parto y cataclismos
El orbe muere y nace en furibundo
Desarme de su pálido escenario,
un bautismo incendiario,
pregones de granizo
y un fiero mar rojizo
devuelve viejos huesos de su osario.
Para la tierra el viaje planetario
Y vuelve lo creado hacia su puño
Como lo atrajo todo en el Calvario
Para rehacerlo con un nuevo cuño.


viernes, 23 de noviembre de 2012

Ignacio B. Anzoátegui


Salí a cazar de noche una poesía[1],
-Es que andan por ahí- me dijo Ignacio.
Como ariscas gacelas se escondían,
No me tocó el regalo de topacio[2].

A punto de perder ya la fe mía
Me puse a rellenar blancos espacios,
No me animé a pensar que me mentía
Pues tengo de su caza el cartapacio.

Absorto en la rapiña de algún nombre,
Tendiéndole emboscadas a las cosas.
Fue entonces que me vi, ya todo un hombre

Y a mi niño enterrado y en la losa
Escrito “muere aquel que no se asombre”
Y un cortejo de musas y una rosa.


[1] Este es el poeta: el señor y el servidor de todo lo creado; el hombre-niño para quien todo se creó y que fue creado para que sirviera de testigo del espectáculo de la Creación; el cazador-niño para quien se crearon las fieras y las aves, las selvas y las flores, los mares y los arroyos, los vientos y las brisas, la huella del monstruo sobre el barro prehistórico y el clavel donde hace centro el picaflor. Es el poeta cazador para quien la Creación es siempre una Creación de encantamiento, donde Merlín y Morgana asisten a Dios, y Dios –para no ser menos que los encantadores- troncha una varita de abedul y continúa manifestando sus milagros con ella entre el índice y el pulgar. (Ignacio B. Anzoátegui – J. N. Ferro / Eduardo B. M. Allegri, Ed. ECASCPN, p. 70).
[2] Van Gogh: “Desde la Eternidad inventó Dios el amarillo para poder un día, con la mayor naturalidad, regalárselo a Van Gogh”. (ídem, p. 111 )

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Payada con el Ovejero

Se batieron a duelo, nomás, el Ovejero y el Whiskerer




1- Ovejero

Mientras templo la guitarra
Prendo el fuego adormecido
Fue testigo de mil farras
Pero yace gris, se ha ido.

Salen notas de las cuerdas
Que  parecen invitar
En una mañana lerda
A un payador a cantar

Éntrele nomás paisano
Aquí lo estaba esperando
Siéntase como mi hermano
Y mis ladridos escuche
Que las coplas se me caen
De tan lleno que esta el buche

No vua perder la ocasión
De ladrarle, justo a usté
Unas rimas desmechadas
Porque así como me vé
De pueta no tengo nada.

Soy cantor y de los malos
Pa versear medio sotreta
No puedo medir los versos
Como lo hacen los poetas.

Como las cotorras canto
Feíto y desagradable
Son ladridos sin encanto
Como el óxido en un sable.
Pero igual yo me le animo
A payar con un poeta
A pesar de que mis trinos
Resuenen como trompeta.

Cuenteme entonces cuñau
Que hace un gaucho en la ciudá,
Perdido en la inmensidá
Del asfalto y hormigón,
Digamé pues de verdá
Por que fue su migración

¿Migró como pajarraco
Pa buscar el alimento
O vino como mataco
Pa vendernos unos tientos?
Me importa la relación
Que pueda formar el cuento

Para oirlo, ya me callo
Y me voy para la cucha
Ya no grito como un gallo
Soy ovejero que escucha.



2- Whiskerer

Que un perro sepa contar
Ya le dije, es complicado,
Pero el problema, cuñado,
No está en la calculadora
Dende el oído es que aflora
El verso mejor contado.

Mas eso es historia vieja
Y se ve que pone garra,
Quién sabe, el jugo de parra,
Me lo tenga a mal traer
Pero hermano: a responder,
Alcánceme la guitarra.

Pa’ empezar le chinga fiero,
Aunque me duela el orgullo,
Un gaucho de perogrullo
A la verdad es quien recita
Al que como señorita
Encerrada en su capullo

mandaron a la ciudad
sus padres sin preguntarle
Con la idea de educarle.
Fijése la paradoja,
De doble filo la hoja
Nada había de quedarle.

Era creencia falluta
En aquellos años mozos:
Que el campo era calabozo
De la vida cultural,
Aislamiento en lo social,
Cuna de los perezosos.

Que allá por la capital
Había gente “como uno”,
Que toditos de consuno
Andaban por mejor senda,
Que había mejores prendas
Pa’ juntar el “dos en uno”.

Mas paisano, le aseguro,
Erraron el batacazo,
La ciudad ya era un pedazo
De osamenta maloliente,
Mi consuelo es que no miente,
Fray Murat cuando recita
Que vale más que amatista
El llevar tierra en los dientes.

Y en vez de juntar virtudes
Dentré pal barrio del vicio,
Tribunales y sus juicios
Y citándolo a Sabina
Los diablos con brillantina
Me hicieron salir de quicio.

No fue tanto la tarasca,
Lo que me hizo aquerenciar,
Nomás me dentré a quedar,
Por aquello de Don Fierro,
De que si a un vicio me aferro
No queda ahí nomás la cosa,
Vienen otros y se engrosa
El prontuario en el destierro.

Por eso si alguno tiene
Sus hijos en la campiña,
No cometa la rapiña
De mandarlos al poblao,
Quédese ahí no más cuñao
Y tendrá buena vendimia.

No sigo si lo empalaga
Esto de hablar tanto de uno,
Cuentemé de sus ayunos
En fin, de su conversión,
De su ascenso al monte Sion,
Y también cuando era un tuno.


3 - Ovejero

Ya que me animé a cantar
Con guitarra destemplada
Reciba usté la palmada
De otro hijo del cemento
Que después de tanto cuento
Disfruta de esta juntada.

Sus versos no me empalagan
Uno apriende, si es modesto
Por más que  a uno le hagan
De rosales un cabestro.

Y que le voy yo a contar
De mi vida o de mi ayuno
Yo era “punk” como ninguno
Y me gustaba “poguear”.

Como el bicho de ciudad
Odiaba lo campesino
Era amante de los ruidos,
gozaba con  su amistad
Cual si no tuviera oídos
Y no viera la verdad.

Pero una vez un amigo
Me llevo a una guitarreada
Y entre vino y  choriceada
me corrieron la cortina
pude ver a la Argentina
de sus vicios despojada

Y ahí le tomé el gustito
De saberme bien criollo
Velay ¡que me trague el hoyo!
Que del gaucho es requisito
Ser crestiano, o ser maldito.

Y así fue mi conversión
Sin cuaresmas, sin ayunos
No hubo ningún monte Sión
Sino,  asado con algunos
Y de allí mi religión

Mas no lo quiero aburrir
Tan temprano y sin que muerda
Por eso paso las cuerdas
Y me pongo a abanicar
Estos carbones de mierda
Para un fuego comenzar
Donde podamos asar
Algún chancho con sus cerdas.


4 - Whiskerer

Ya decía Kirkegór
Según Castellani menta,
Tres son, si me dan las cuentas
Los estadíos del hombre,
Otra cosa es que los nombre,
Sin que su ser se resienta.

Debe ser por ignorante
Lo que me hace tanto ruido,
Ver que Usted se ha convertido
Al ritmo de chacareras
Aunque parece sincera
Su historia, se me ha evadido.

Me ha contado de la cáscara,
Lo se porque lo conozco,
Por fuera se muestra tosco
Pero por dentro destila
Una fe que lo ilumina,
A mi no se me haga el hosco.

Que folclore ni ocho cuartos,
Está mirando al revés
Si por algo Usted hoy ve
No es p’uel ojo e’ la guitarra
Si eso cree, más aun marra
En cuestiones de la Fe.

Si ve es que le ha sido dado
por una gracia gratuita
de la Deidadinfinita,
que lo mismo hubiera dado
si Usted se hubiera bandeado,
y tocara la flautita.

No se si sueno algo duro
Al enmendarle la plana,
Pero amigo, su Fe sana,
No se remata en La Peña,
Ni se compra el santo y seña,
Tan fácil en la jarana.

Ya me dentro a entreverar,
Pero de propia experiencia
Se que la concupiscencia
Puede venir a caballo
Del canto más criollazo,
De su misma efervescencia.

Tengo miedo a la herejía
Por eso v’iá a convidar
Pa’ que se adentre a terciar,
A un teólogo cantor,
Medio filósofo y flor
De poeta de mi lar.


5- Ovejero

¿Que paso con el poeta
Que venía de su pago?
¿Se abatató en el amago,
O se prendió a la limeta?
Naides tomo el instrumento
Que ha dejado usté colgao
Seguiremos con el cuento
Sin su amigo, el estraviao.

Tomo entonces la guitarra
Pa’ poder seguir ladrando
Lléneme nomás la jarra
que ya me estoy entonando.

Dígame entonces paisano
Aproveche esta ocasión
Para darme su postura,
su más sincera opinión.

Sujete bien su montura
que no se le manque el flete
vamo a ver si con holgura
se me sale deste brete.

Si se anima, le pregunto
Algo más de religión
Hay un tema que barrunto
Traerá su colación

¿Debe el gaucho comentar
Como debe ser la misa?
O solo debe rezar
Y aguantarse la paliza
De zambas y chacareras
Que se pasan la hora entera
Cantando sacerdotisas.

Y pa no aburrirlo más
Con mi llanto mal ladrao
 Me hago el de lomo ladeao
Y le paso las seis cuerdas
Que sea perro y que no muerda
No es de lo más comprobao


Quiero ahora que me cante
Una más que las cuarenta
Con cuantos amigos cuenta
Y si los conoce a diario.
A mi me cuesta un rosario
Hacerme de algún amigo
Y veramente le digo
Que me siento medio otario

Vara corta hay que tener
Pa juzgar, y con los años
Misma vara van a usar
Cuando aparten el rebaño.

Si, cante nomás cuñao
Yo ya me prendí del pico
El vino ya me ha embriagao
Cante uste, se lo suplico.


6 - Whiskerer

Qué tropilla de preguntas
Me ha largao sin previo aviso
Va a salir variao el guiso
Que venimos cocinando
Vea mientras voy templando
Si en respondiendo me piso.

Mi amigo, Garganta e’ lata
Viene de convalescencia,
Lo mandaron con su cencia
Pal lao de Santos Lugares,
Donde miles de pesares
Le han turbado la concencia.

Antes que hablar uno e’misa,
Primero debe  junarla,
a su hondura penetrarla;
asomarse a su misterio,
va quedar más de uno serio
si nomás puede atisbarla.

Aunque somos gauchos rudos,
Se abre aquí un doble camino,
Por un lao los sabios trinos
De nuestros santos mejores
Y en leyendo, mientras se ore,
Suplicando el don Divino.

El sacrificio de Cristo
Se repite en cada misa,
Dígame usté de que guisa
Si lo están crucificando
Puede alguien andar cantando
Con guitarra, bombo y risas.

Figúrese que la Virgen,
Caminando en el calvario,
Cantase como un canario,
Mientras El paga por todos,
Velay, no le veo el modo,
Sino un llanto solitario.

Pero miremos la cosa
En distinta dimensión
La misa es una oblación
Llevada al altar del cielo
Por los Ángeles en vuelo
Que cumplen esa misión.

Y así, mi amigo, es que opera,
La tarea redentora,
Hoy, actual, en esta hora,
Difundiendo sin medida
Gracias para eterna vida
De todo aquél que le adora.

No le esquivo la pregunta
Lo dicho era necesario,
Ante los curas falsarios
Y los fieles progresistas
De nada valdrá si chista,
No verán lo que es palmario.

Ni las críticas más duras,
Ni condenas ni anatemas,
Resolverán su dilema,
Más vale sufrir callao
Con Cristo crucificao
Y la Virgenpor emblema.

Y si dan las circunstancias,
Más que atacar el efecto
puteando contra defectos
que son fruto de ignorancia
valdrá más que con prestancia
les abra usté el intelecto.

Y si logra que lo escuchen
llevando conocimiento
verá, llegará el momento,
en que solos, por su cuenta,
sin cantarles las cuarenta
vendrán a recogimiento.

Y si no hay quien pare oreja
No se gaste con insultos,
No hay razón que a los estultos
Les haga mover la aguja,
Al burro no se lo empuja
Si se empaca de inconsulto.

Y ansí creo le resuelvo
El enigma que arrimó,
Si habla bien y otro le oyó,
O aunque no escuche ninguno,
Será para bien de alguno,
Aunque sea para el que habló.

Seco como lengua e loro
Se me ha quedao el garguero,
Me voy a poner larguero
si contesto la pregunta
de mis amigos y yuntas;
quedará pa’lo postrero.

Pasenmén la damajuana
O mejor la  de ginebra,
Digamé que más celebra
De esta vida sublunar,
Se va a tener que acunar
Pa’enebrar bien esa hebra.

7 - Ovejero

Aquí esta la mamajuana
Y el porrón que me pidió
Chupe y chupe de ai con ganas
Que cantando lo ganó

Es muy cierto lo que menta
Del Señor y su calvario
De la Madrey su rosario
De plegarias indecibles
Y del canto estrafalario

Yo no llego a razonar
Y con tristeza le digo
Que alguien pueda comulgar
Cantando “zamba de trigo”

Que esta bien para el fogón
O pa’l campamento escau
Pero no pa’ la oración
Como dice uste, cuñau.

Y ay! la pobre virgencita
Quien sabe cuanto sufrió
Al pie del monte calvario
Cuando su hijo Dios nos dio
Vida eterna y el pan diario.

Y pa responder le digo
Lo que al punto preguntó
Debo confesarle amigo
Que no es fácil la cuestión.

Celebrar, celebro poco
Como come la culebra
Porque el que mucho celebra
En su lente pierde el foco.

Pero pierda usté cuidao
Que a mi me gusta la farra
Me gusta comer asao
Y tocar mal la guitarra.

Celebro cuando un compadre
Viene a verme de visita
Y hay un perro que me ladre
En mi soledad maldita.

Y También celebro el ver
Que mis hijos vengan mozos
Que el diablo se me haga el oso
Y pueda verlos crecer.

Hoy mandinga cortó el lazo
Ya no hay quienes lo detengan
El no quiere ver abrazos
Ni que un padre los sostenga.

El coludo, ya ha mostrau
Su más veras intenciones
Los gauchos y su canciones
Del verso degenerau.

Pero basta ya de hablar
Del pata e’ cabra, maldito,
haga el favor de escanciar
Se lo suplico a los gritos.

Y como pa’ ir acabando
Esta relación sincera
La  tendrá que andar remando
Pa evitar la borrachera

Pero antes de que se empede
Diga si le da el aliento
Cual es mejor alimento
Para el gaucho, si se puede.

Le transfiero el instrumento
Ya no ladra este ovejero
Tiene reseco el garguero
De ladrarle tantos cuentos.

Es mi vihuela paisano
Se la entrego pa tocar
Yo no lo quiero cansar
De tanto ladrar en vano.


7 – Whiskerer

Como un tanto acelerao
Lo voy sintiendo chamigo,
Pa’ que le sirva de abrigo
He decirle, estoy mamao,
Pero abra cancha, cuidao,
Que aun se ver el enemigo.

Y por eso su pregunta,
Pidiéndome no empede
No es tal, porque un gaucho puede,
En profunda borrachera,
Decir las cosas mas veras,
Si sabe tender las redes.

Pero antes debo mentar
Que celebra con buen gusto,
Sabe a quién hacerle un busto
Sin hacer idolatría,
Por eso su patria es mía,
Y de su amor no me asusto.

Así que embriaguemosnós
No le tenga tanto miedo
Hay tantas clases de pedos
Que hacen ver a la limeta
Como andar en bicicleta
Y a los otros en torpedos.

Me estoy yendo por las ramas,
pregunta por el buen pan,
-qué  pregunta- dice Adán,
Mientras come la manzana,
-la respuesta irá mañana,
Si las tripas me la dan-

Se agarró tal cagadera
Que tuvimos que heredar
Un water para cagar
y un bidé pa’ higienizarnos,
pero quizo el buen Dios darnos
una esperanza sin par.

Es un tema el alimento,
Fíjese que hay material
También hay espiritual,
Y no están desconectaos
En sentido figurao
guardan unión parental.

Hablando del terrenal
Fíjese que el pan promete.
La promesa de un banquete
Eleva el alma del hombre,
Mas comido, no se asombre,
Quedan empacho y retrete.

Y al rato de vuelta el hambre
Y otra vez a fracasar
Dele y dele masticar
Pero el hambre no se agota,
De Cristo tomemos nota,
Él sí sabe alimentar.

Él, que tuvo su alimento,
“La voluntad de su Padre”,
A nos nos dejó, Compadre,
Su sangre y cuerpo santísimos,
A nosotros, indignísimos
Desde el vientre e’ nuestras madres.

Mientras canto voy hilando
El pater noster y el pan,
Vea que allí juntos van
El pan horneado y caliente
Con el Pan que eternamente
Nos ha dado el Nuevo Adán.

Y la orden de trabajar
No por el pan que perece
Sino por aquél que acrece
al premio de eterna vida
Que nos tienen prometida
Y que el hombre no merece.

Así paisano, barrunto,
que habrá “visto” mi respuesta,
aunque en mi interior me cuesta
creerlo en forma encarnada,
pediré que antes que nada
redoblen mi fe y mi apuesta.

Tanto hablar de la comida,
Una sed de mil demonios
Me atenaza como un moño
De tizones la garganta,
no ha de marchitar la planta
que se riega de retoño.

Páseme la regadera,
Si me entiende la metáfora,
De no le aclaro: la ánfora,
La petaca, el botellón,
La bota, el jarro, el bidón,
Y perdóneme la anáfora.

Entre tanto me le prendo,
Quisiera escucharlo a Usté,
Que me diga lo que vé
en la historia de María
y Marta con su porfía,
cosas que no sé si sé.

9- Ovejero

Aquí tiene la botella
Apague su sed compadre
juntos nos empedaremos
sin temores esta tarde

Yo no se de donde saca
Que no me va el pedalín
Si tengo curdas sin fin
Igualito a mis resacas.

Pero vuelvo al entripau
Y sus versos le comento
Habla uste del alimento
Y del Pan que fue Su carne
Que comeremos contentos
El día que se reencarne.

Esperemos que nos halle
Velando por su llegada
O rezando en su morada
Cuando llegue esa ocasión
Porque en hora señalada
Entrará como un ladrón.

Entró también en Betania
En la casa de su amigo
“Marta escucha lo que digo”
“Y dejá las telarañas”
Dijo Cristo a la mujer
Que encerrada entre sus mañas
No hacía tiempo en Creer

“Mira como hace María
 Que presta mucha atención
Abandona esa porfía
De limpiar la habitación”

El Señor nos alecciona
De que esta muy bien obrar
Que esta bien el trajinar
Y en Marta nos lo perdona
Pero da el premio a María
Por haber bien elegido
Y escuchar lo que decía.

Hay cosas muy importantes
Y otras que no lo son tanto
Escuchar a Cristo ¡Diantres!
O sólo tocar su manto

Y después las dos mujeres
A Jesús recriminaron
De que muerto lo encontraron
Al Lázaro fallecido
Si Él hubiera estado allí
Eso no habría ocurrido.

Y Lloran Marta y María
Llora Cristo, era su amigo
Y ahí nomás la epifanía
¡Salí de una vez te digo!

Y ese milagro inició
La tenaz persecución
Por el fariseu Caifas
que odió la resurrección
Pues un fariseu jamás
iba a entender esa acción.

Pero el punto es complicado
Es camisa de once varas
Lázaro el resucitado
Y sus hermanas apiadadas

Yo se que le esquivo el bulto
Y pa’l lado que rumbea
Por su pregunta campea
Un tufillo socarrón
Y me le hago el cimarrón
Yo no bailo con la fea.

Esta bien de las acciones
Al crestiano hay que ayudar
Y rezar las  oraciones
Para aprender a escuchar.

Es verdad que nos parece
Que la iglesia de hoy en día
Entre acción y acción, perece
sin imitar a María

Pero me duelen los dedos
De tocar el instrumento
Tengo seca la garganta
Y se me acaban los cuentos

Uste sabe del rimar
Es teólogo y poeta
Yo solo soy un sotreta
Que apenas puedo ladrar
Es por eso que le pido
Que me cante un cantó más
Y que me hable de Caifás.

Saque el piche o bien descorche
Un vinaso del mejor
Que haciendole un buen honor
A Esos novios de Caná
Me agarraré un pedo flor
Embriagante cual maná.



 10 – Whiskerer

No hace falta ser teólogo,
Pero hermano, la herejía,
En sus versos ¡madre mía!
Aflora por todas partes
No hay copla en que no se ensarte
Están a la orden del día.
Dice que “su pan fue carne”,
No sé que quiere decir
Pero le debo alvertir
Que no es cosa del pasao
Cuando el cura ha consagrao
Es su carne, a no mentir.

Empezamos livianito,
Ya después se me desbarra,
Se descuelga de la parra,
Diciendo que va a comer
A Cristo, cuando al volver,
Se reencarne, ¡cómo marra!

Me corre un escalofrío,
En pensar que un Ovejero,
Le pegue un mordisco fiero
Al pie del Cristo Viniente
Aflójele al aguardiente
No sea bruto, compañero.

Y pa’ el final la joyita,
Habla de reencarnación,
Pero dígame chambón
Si Cristo resucitado
Dejó el cuerpo en algún lado
El día de su ascensión.

Yo no se que dirá Usté,
Pa’ mi que subió completo
No se enoje, si lo reto,
Pero parece budista,
Y cuando el error se enquista
Se resiente el esqueleto.

Por eso debe saber,
Que en cuerpo transfigurao
Ha de bajar al poblao;
El mismo de la subida,
En su Segunda Venida
Con la herida del costao.

No le ignoro su pregunta,
Acerca de Don Caifás,
No podía, así sin más,
Verlo andar en el error,
Una corrección de amor,
Se imponía, que haya paz.

De Caifás he de cantarle,
Pero qué puedo decir,
Más bien le conviene abrir
El “Cristo y los Fariseos”,
Y verá que gaucho feo,
Era peor que un visir.

Luchar contra esa calaña,
Gusano e’ la religión,
Dice el cura redomón,
Era la misión de Cristo
Blancos por fuera, lo ha visto,
Y por dentro pudrición.

Pudrición, más no cualquiera,
Corrupción de lo sagrado,
Secuestro del elevado
Tesoro de tradición,
Cloaca de la perdición
De un pueblo esclerotizado.

Pero más vale bajemos,
Paisano, que nos volamos,
Estos temas que tocamos
Muy altos se nos presentan,
Yo me paso pa’ la absenta,
Total, si ya nos mamamos.

Y entre tanto yo alucino
Le paso prendida fuego
La guitarra, mientras ruego,
Al Padre que lo ilumine
Será usté el que me adivine,
Le propongo un nuevo juego.

Tiene nombre de ganado
Y también sus cuatro patas
Cuando canta se desata
Y dice lo que no quiere,
A propósito se hiere,
Y un borracho lo remata.

11.- Ovejero

 Resulta que a la payada
Se abajó la inquisición
¿Es Tomás de Torquemada
El que trae la acusación?
¿O es que vino por aquí
El malo Bernardo Gui?


Mas despacio Girolamo
Sea prudente en acusar
No se le vaya la mano
Ahora que me va a juzgar.

Es así Savonarola
Por ai le pifié en un punto
O en una coma, barrunto
Bajeme la tercerola
Que aura explico yo el asunto.

Sé que “el pan que fue su carne”
Le ha faltado sí, una coma
Pero no es eso herejía
Si El nos dio para que coma
De su Pan, todos los días.

“De la vida soy Yo el Pan”
Dijo Cristo y no mentía
Sino léamelo a Juan
En el seis cincuenta y uno
No me obligue, no sea tuno
Que me acuerde de su tía.

Pero tomo la del buda
De que Cristo se reencarne
Ahí la pifio yo sin duda
Fue para rimar con carne.

Aprendo pues, la lección
Que su visita me deja,
no hablo más de teología
Pues vendrá la inquisión
A acusarme de herejía

Me gusta a mi ver el fuego
Pero no quemarme en él
Así que a mi Dios le ruego
Que nunca me aparte d’Él.

Y ya tengo seco el pico
Y también la pensadora
Digamé se lo suplico
La respuesta no me aflora.

Ya no puedo ni pensar
Del pedo que me agarre
Así que digame usté
Como quiere terminar

12 - Whiskerer

Que otro bicho que "Ovejero"
tiene nombre de ganao
y si es perro está cantao
cuatro patas también tiene,
y canta lo que no quiere
porque le dentra en la rima,
El whiskerer se le anima
y de muerte me lo hiere.

No se me ofenda, aparcero,
La payada es un combate,
Hay que aguantar los embates
De una guitarra filosa,
Dejemos aquí la cosa
Y que sirvan de remate

Estas tres cortas estrofas.
Me despido y le agradezco
Su hospitalidad y el fresco
Canto de su corazón,
Recuerdeme en su oración
Mientras yo desaparezco.