lunes, 9 de diciembre de 2013

Los Días de Rívendel



"Las historias se crearon, más bien, para procurar un mundo para las lenguas que a la inversa. Para mí viene primero el nombre, y luego le sigue la historia". J. R.R. Tolkien (El Arbol y las Hojas, Ibañez Hlawaczek. Vórtice)




Un aire fresco, límpido y afable,
Un corro amigo en sínodo y vigilia,
La luna y el lucero con sus filias
De luz de luz, origen inmutable.

El reto de un teólogo, impensable,
Se afana por saber y no concilia
Oriente y occidente y no lo auxilian
Las runas del anillo, inenarrables.

 Y quedan las tenidas y las horas
La frase exacta, el brindis y sus risas,
Hermanos que vislumbran las verdades.

El alma que silente escucha y ora
Y el tiempo, que ha perdido ya su prisa,
Exhala un no se qué de eternidades.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Monasterio del Cristo Orante

Trepa la cordillera un Monasterio
Sobre cuatro eremitas apoyado,
Que abrevan en viñedos bien regados
Y escalan arañando los misterios

Hundidos en el canto del psalterio
Como una sola voz de ángel alado,
A su compás la viña se ha postrado
Y ha dado su primicia al presbiterio.

Sube el mosto a su fin, a su destino,
Y en acequia de gracia, agua de vida,
Baja y bautiza el mundo en su camino.

La alberca de Jacob y un peregrino
Bebe el agua que el monte le convida
Trocada por el cielo en Nuevo Vino.

viernes, 1 de noviembre de 2013

Llueve

El  agua besa la ciudad maldita
Lavando el polvo de su vil asfalto;
Cambió el celeste por azul cobalto
y un gris lloró sobre ella y fue bendita.

Lavó la lluvia mi testuz contrita,
Borró las grietas de un penar muy alto,
Al hombre viejo conquistó en asalto
Mojando el yermo de su faz marchita.

Lavó mis pies, mis manos y mi pelo,
Cayó feliz sobre esta ruina mía;
Los ojos evocaron las ventanas

Y allí quedaron en prisión de un cielo
Que vuelto líquido en unción caía.
Y fue nostalgia y gozo la mañana.

viernes, 25 de octubre de 2013

Felicitas

Tu sonrisa es tu escudo, Felicítas,
Es tu espada, tu yelmo, tu coraza,
Es tu aureola que brilla, que te abrasa
Y le pone a tu faz una bendita

Transparencia inocente que palpita
En tus labios, tus ojos, y tu traza
Cobra un halo de ninfa y nos emplaza
A mirar nuestra infancia ya marchita.

No la pierdas, te imploro con tu madre,
Siempre ríe, no temas, aunque llores,
Que es tu risa la sangre de tu padres.

Y si lloras transida de dolores,
No sucumbas, del mundo son encuadre
Y del gozo, verás, son los albores.



viernes, 11 de octubre de 2013

Tristeza

Yo se que vienes Tristeza,
Tu marea está en creciente,
Espuma de olas rugientes
De la furia de la mar,
Mirar al cielo y rogar
Sólo le queda al creyente.

Se qué vienes tras nosotros,
Que has abierto tus abismos,
Nos tientas con pesimismo,
Nos escondes la esperanza
Mientras el mundo su danza
Extrema hasta el paroxismo.

Sí pudiéramos acaso
Resistir en la alegría;
Carencia de nuestra hombría,
Síntoma de poca fe,
Súplela mí Dios y sé
Gozo y luz de almas sombrías.

martes, 8 de octubre de 2013

Emilia

Dime qué tienes, niña, mi pequeña,
Que cuando lees, vuelas, ríes sola,
Golondrina del mar, sobre las olas
Trazas cabriolas rasante y risueña.

Acaso ves un Angel que te enseña
Un secreto cantar de caracolas,
Un resplandor de mágicas farolas
Que alumbran el país de las cigüeñas.

Muéstrame cómo, niña, te lo ruego,
Recuérdame; cuando niño miraba
Lo que tú miras y me he vuelto ciego.

Dime qué cuento y quién te lo contaba,
Dime si has visto los duendes del fuego
Y si es verdad que un hada te llamaba.

jueves, 3 de octubre de 2013

Oración al Ángel de la Guarda

Espíritu alado,
Angel de la Guarda,
Quédate a mi lado
Que Dios se me tarda.

Ténme en oración,
Lleva mis palabras
Al pie de la Virgen,
Que mis ojos abra.

Manténlos bien lejos
A diablos impuros,
De la luz reflejo
Sé en mi mundo oscuro.

Que siempre contigo
Camine seguro,
Pues si estás conmigo
No correré apuros.

Sé mi consejero
En tribulaciones
Y maestro vero
En mis reflexiones.

Haz que el Dios del cielo
Derrame su gracia
Y en las tres virtudes   
adquiera eficacia.

Mueve tú mis labios
Tú que eres perfecto
Tan puro y tan sabio
Sin ningún defecto.

Mueve tú mi pluma
Dale fama y gloria,
No la de la espuma
De la vanagloria

Sino la del Padre
Por su único Hijo,
Espíritu y Madre
Y mi regocijo.

martes, 1 de octubre de 2013

Roble en Primavera

Viste otra vez un verde. Un verde nuevo.
Moje la luz tus hojas por cascadas,
Sube feliz mi alma y a horcajadas
Se hamaca entre tus ramas y renuevos.

Volverás a alojar nidos con huevos,
Rincón de amor del ave enamorada,
Te bañará  la luna y su plateada
Gracia dará un barniz por todo un evo.

Detrás de tí, quizá en el ultramundo,
Has de guardar la joya de tu brillo,
En otro cielo arraigarte profundo.

Puerta del mar de los ojos sencillos,
Metaxú luminoso de un segundo
Condenado a los dientes del rastrillo.

viernes, 27 de septiembre de 2013

Luz

Luz primigenia, heraldo de los astros,
Que iluminaste antaño a los antiguos,
El hombre junto a Dios, un Dios contiguo,
Fuiste barriendo en el tiempo tus rastros.

Queda algún mito en un viejo catastro
Que dentro suyo esconde un brillo exiguo,
Una verdad que disuelve lo ambiguo,
Tenue fragancia en vaso de alabastro.

El que era Luz de luz que todo alumbra
Nació bajo la estrella levantina
Y en propia luz brilló transfigurado.

Disipó del sepulcro las penumbras
Y en resplandor, de forma repentina,
Retornará en relámpagos alados.












miércoles, 18 de septiembre de 2013

Amor en Fuga

Escribo cartas y no me contestas,
Llámote a gritos y no me respondes,
Te busco con afán pero te escondes,
Te hablo en susurros pero no hay respuestas.

Temprano me levanto y tú te acuestas,
Retas a duelo y no me dices dónde,
Quisiera amarte y no me correspondes,
Doy un banquete y tú haces una fiesta.

Paso por tí y dicen que te has ido,
A tí te espero mas tú no has llegado,
Salgo a tu encuentro y me encuentro perdido.

Pido noticias que nadie me ha dado,
Voy a tu cita y no has aparecido,
De tí me acuerdo y tú me has olvidado.

martes, 3 de septiembre de 2013

Una Familia muy normal

A partir de "My own Grandpa" había pensado en hacer unos versos del estilo para las relaciones "de género", pero todavía no me salió nada. Supongo que al abrirse  el horizonte de posibilidades hay que ser una especie de genio para abarcar la cantidad de situaciones ridículas que se podrían dar.

Así que por ahora me conformo con una traducción libre de "My own Grandpa".


My Own Granpa


Now many many years ago when I was twenty-three
I was married to a widow who was pretty as can be
This widow had a grown-up daughter who had hair of red
My father fell in love with her and soon they too were wed

This made my dad my son-in-law and changed my very life
My daughter was my mother 'cause she was my father's wife
To complicate the matter even though it brought me joy
I soon became the father of a bouncing baby boy

My little baby then became a brother-in-law to Dad
And so became my uncle, though it made me very sad
For if he was my uncle, then that also made him br'ther
Of the widow's grown-up daughter who was also my stepmother

Father's wife then had a son who kept them on the run
And he became my grandchild, for he was my daughter's son
My wife is now my mother's mother and it makes me blue
Because altho' she is my wife, she's my grandmother too

Now if my wife is my grandmother, then I'm her grandchild
And every time I think of it, it nearly drives me wild
For now I have become the strangest case I ever saw
As husband of my grandmother, I am my own grandpa

Oh I'm my own grandpa
I'm my own granpa
It sounds funny I know,
But it really is so
Oh I'm my own grandpa
[Dwight Latham, Moe Jaffe]


Traducción

Hace mucho mucho tiempo
Era yo una piel de Judas,
Me casé con una viuda
Que tenía una hija mayor,
Mi padre, loco de amor
Casó con ella sin dudas.

Aura tengo un papá yerno
Que cambió toda mi vida,
Mi hija es mi mamá querida
Por ser mujer de mi padre
Y ahí nomás para el desmadre
Tuve un cachorro enseguida,

Que es cuñado de mi padre,
Lo que hace que sea mi tío,
De triste me quedé frío
Pues hermano de la hija
De la viuda era de fija,
Que es mi madrastra, Dios mío.

Y la mujer de mi padre
Tuvo al poco tiempo un hijo,
-Es tu nieto-, ella me dijo,
Porque de vos yo soy hija
Y mi mujer, si se fijan,
Es la madre de mi madre,
Entonces también compadre
Ella es mi abuela, colijan.

Si mi abuela es mi mujer,
Entonces yo soy su nieto,
Es pa pensarlo bien quieto
Aunque sea pa’ desconsuelo,
Con el alma por el suelo
Y me pongo hecho un salvaje,
Despues de tantos virajes
¡Resulta que soy mi abuelo!

sábado, 10 de agosto de 2013

Dos por Tres

Se te ha perdido el Niño, tu más sagrado don,
El dolor te traspasa de ausencias infinitas
¿Donde estará tu Infante? Jerusalén bendita,
¿Que le dirás al Angel? ¿A quién tu desazón?

Te han quitado a Emanuel, jerarcas de Sión,
Ya no parece un hombre, su cuerpo se marchita,
¿Quién podrá verlo en alto? Jerusalén maldita,
Otra vez lo perdiste en la crucifixión.

Aquél anciano santo en el templo predijo
La estocada punzante de dolorosa espada,
Mas dos veces Señora, dos veces no sería,

Te extraviaste con Él, te hiciste crucifijo
Lo hallaste a los tres días, oh Madre alborozada,
Resucitó el segundo glorioso tercer día.

miércoles, 26 de junio de 2013

Pálida Luz

Como una perla en el profundo mar
Blanca palpita, apenas titilante;
Como una estrella en el cielo distante
Un guiño débil nos hace al temblar.

Como luz de posada que al brillar
Pone sed en los pies del caminante;
Como un faro encendido al navegante
Le ilumina recuerdos del hogar.

O la luna que amanece tardía
Nos bosqueja las formas que la noche
Confinaba en su cárcel de tinieblas.

O ese rayo de sol que pare el día,
Y da el postrer suspiro y un reproche
La negrura en un hálito de niebla.

martes, 21 de mayo de 2013

Añoranza


Un ancho mar, un barco, una tormenta,
Un aquilón de frente en noche oscura,
Una tripulación maldice y jura
a la estrella del norte que se ausenta.

Los elementos claman por la afrenta
Redoblando su fuerza y la pavura,
Vendrán la calma chicha y la espesura
De la niebla marina que se asienta.

Vendrán la sed, la angustia que se estanca,
La fatiga que gime por un puerto.
La piel de la esperanza que se arranca

Con las uñas remotas de los muertos.
Sueñan con el país de costas blancas,
Con los aromas verdes de los huertos.

miércoles, 10 de abril de 2013

María Magdalena



"...There must have emanated from this man, who was the Christ, a light, a power far above nature to free the love of a burning and passionate woman like Mary Magdalene from all obsession, pacify it, order it, and at the same time bring it to full flower."

 Fr. Raymond-Leopold Bruckberger, Mary Magdalene.



Haber amado tanto, Magdalena,
Fue virtud y pecado porque errabas,
No estaba en el amado lo que amabas
Pero dabas tu amor a manos llenas.

Qué manera de amar y cuánta pena,
Cuánto daño en hallar lo que buscabas,
Qué de tí si al final no te encontraba
A tí Cristo, María Magdalena.

Feliz culpa, María, feliz pena
La de ver a tu Amor crucificado,
El indulto de sangre a tu condena.

Tu perfume de nardo enamorado
Unge el cuerpo del Rey, flor de verbena
Y es aroma del Dios resucitado.

jueves, 4 de abril de 2013

Presencia del Rey


Voy a mi Rey a rendirle sus honores,
Ante sus pies a hincarme de rodillas,
A reforzar mi fe que trastabilla
Prendada como está de los sabores

Del mundo, de las formas y colores,
Queriendo ver sin ver por la mirilla
El rastro de sus huellas en la orilla,
Las llagas de su cuerpo, sus dolores.

Allí me quedaré al suelo clavado
Indigno y pertinaz con el arresto
De esos tantos soldados olvidados.

Derrotados, caídos y sus restos
Hijos del polvo son, ojos cegados,
sin laureles, sin triunfo manifiesto.

domingo, 10 de marzo de 2013

Miguel Angel


No de tu lengua el verso florentino
Ha de alabarte seminal de piedras,
A tí la muerte que hoy ya no te arredra
Te esculpió en carne viva y muerto Urbino

Llevó con él tus años ya cansinos.
En La Piedad el Cristo muerto engendra
Esa fe tuya en la sangre que acendra
El pecado en madero levantino.

Y ese dolor de madre que nos muestras,
Tan comprendido que lloran las rocas
Cuando quitas del mármol el sobrante.

Y esas formas que estallan a la diestra
Y siniestra en el Juicio que revoca
Noche y día, que te contara el Dante.

lunes, 4 de marzo de 2013

Elegía (reloaded & corrected)


Por error vaciaron 18.000 litros de whisky en el desagüe

"Empleados de la empresa Chivas Brothers en vez de drenar las aguas residuales a la planta potabilizadora, enviaron la bebida que se encontraba estacionada, produciendo la mayor pérdida de su historia"





Yo quiero ser llorando el pobre caño
del desagüe que ocupas y estercolas,
compañero del alma: cuánto daño...

Alimentando estanques con tus olas
y olores, mi dolor es un tormento.
A las gargantas pálidas y solas
les negaste tu sangre, su alimento.
Tanto el garguero duele de baldado,
que por doler, me duele hasta el aliento.

Un canillazo duro, un golpe helado,
un pinchazo invisible y homicida,
un descuido brutal te ha derramado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi sed perdida, tu y yo juntos,
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre barriles de difuntos,
y sin tragos, con nadie, ya sin hielo, 
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la sed el vuelo,
temprano se secaron las cañadas,
temprano la sequía impuso el duelo.

No perdono a la gente descuidada,
no perdono a la gente desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mi barra levanto una tormenta
de copas, vasos, hielos estridentes,
sedienta de tinajas opulentas.

Quiero filtrar la cloaca con los dientes,
quiero apartar el agua parte a parte
a borbotones largos y calientes.

Quiero sorber la riada hasta encontrarte
y revivirte en magna borrachera
y en todo descorcharte y regresarte. 

Volverás a mi bar, mi madriguera,
por los altos estantes de licores:
pajareará tu alma colmenera 
de angelicales maltas y sabores.

Volverás al estaño y en parejas
irán enamorados tomadores.
Alegrarás en rondas almas viejas
y tu ámbar manará como encantado,
disputando mi novia y tus abejas.

Tu corazón, de bronce perfumado,
llena un frasco de almendras espumosas,
mi aguardentosa voz, mal embriagado.

A los cristales limpios que rebosas
de líquido amarillo, te requiero:
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.



(Con permiso -y perdón- de Miguel Hernández)

lunes, 25 de febrero de 2013

El Reloj


"Reloj no marques las horas..."

Una cita y unos versos.

“Lo que resulta peculiar sobre esta interposición de los medios  es que su rol de dirigir lo que vamos a ver o conocer raramente es advertido. Una persona que lee un libro o mira televisión u ojea su reloj no está usualmente interesada en cómo su mente es organizada o controlada por estos eventos, y menos aun en qué idea del mundo es sugerida por un libro, la televisión o un reloj. Pero hay hombres y mujeres que se han dado cuenta de estas cosas, especialmente en nuestros días. Lewis Mumford, por ejemplo, ha sido uno de nuestros grandes observadores. No es el tipo de hombre que mira un reloj meramente para ver qué hora es. No es que no le interese el contenido de los relojs, lo cual concierne a todos de momento a momento, sino que está mucho más interesado en cómo un reloj crea la idea de “momento a momento”.

            Mumford centra su atención en la filosofía de los relojs, en los relojes como metáforas, sobre lo cual nuestra educación tiene poco que decir y los fabricantes de relojes nada en absoluto. “El Reloj”, Mumford ha concluido, “es una maquinaria poderosa cuyo producto son los segundos y minutos”. Fabricando tal producto, el reloj tiene el efecto de disociar el tiempo de los eventos humanos y ello conduce a la creencia de un mundo independiente de secuencias mensurables matemáticamente. Momento a momento, salta a la vista, no es la concepción de Dios, ni de la naturaleza. Es el hombre conversando consigo mismo sobre y a través de una máquina creada por él.

            En el gran libro de Mumford, Técnica y Civilización, muestra cómo, comenzando en el siglo XIV, el reloj nos convierte en responsables del tiempo, luego en conservadores del tiempo y hoy en día en servidores del tiempo.

            En dicho proceso, hemos aprendido a profesar irreverencia hacia el sol y las estaciones. En un mundo hecho de segundos y minutos, la autoridad de la naturaleza es superada. Ciertamente, como Mumford señala, con la invención del reloj, la eternidad cesó en su rol de medida y foco de los eventos humanos. Y por ello, aun cuando pocos hayan podido imaginar la conexión, el inexorable tic  tac de un reloj quizás haya tenido más que ver con el debilitamiento de la supremacía de Dios que todos los tratados producidos por los filósofos del iluminismo; lo que es decir, que el reloj introdujo una nueva forma de conversación entre el hombre y Dios, en la cual Dios aparece como el perdedor. Quizás Moisés debió haber incluido otro mandamiento adicional: No harás representaciones mecánicas del tiempo.” (Neil Postman, Amusing ourselves to death)



El Reloj

Eres carcasa, materia putrefacta,
Y sin embargo, soberbio, te levantas
Tu red arrojas al tiempo que se espanta
Sólo te quedan las horas, las escamas,
¿No vez que yacen muertas? ¿no ves que no aman?
¿Cómo quieres atrapar lo que es huida?
Te arrastrará tu condena repetida
Y no vendrá a despertarte la mañana.

Eres ladrón de las cosas inrobables,
Quieres birlar de las Manos Increadas
Los anillos que no son sin ellas nada;
Mas, burlón, te jactarás ante las gentes
De tu botín irreal como un demente.
Te seguirán los ingenuos, tus secuaces,
una legión de las aves más rapaces
y un mar de esclavos en cadenas dolientes.

Llorará el sol su divorcio con el hombre,
Y su amiga, que es su hermana, enfurecida,
La tierra, por él, no parirá la vida.
Bajará el hijo de Adán otro peldaño,
Los semblantes mostrarán un gesto huraño
Y sus viajes serán ya marcha forzada,
No querrán ver que el ladrón no tiene nada,
No querrán saber tampoco del engaño.

Pero el crimen viene ya con su castigo
Sin que importe no haya sido consumado,
¿o develó el primer hombre lo velado?
Eso que quieres, si lo quieres lo pierdes,
Y las uvas que te encuentres serán verdes.
¿cómo pudiste querer robar el tiempo
Y fraccionarlo para marcar tu tempo?
Ya tu arrogancia temprano el polvo muerde.

No alza en el campo el labriego su cabeza,
Ni lo despierta del alba el estallido,
Mira hacia abajo, buscándote, bandido,
Traicionando su romance con la aurora
En harenes sifilíticos de horas,
Excretando el negro pus de los minutos,
Los microbios de segundos, diminutos,
Van royendo como fieras que devoran.

Y ahora ves ¿o no lo ves? que ha sido en vano
Tu codicia, ahí la tienes, satisfecha,
Sembraste el día de agujas y hoy cosechas
Una cárcel de barrotes lacerantes,
Ya no te mueves, lo impide el cabrestante
Al que te ataste y te lleva donde el quiere.
“El decurso natural ya no interfiere”,
Pues bien por tí, y aprovecha lo restante.

Eres dueño del momento y tus acciones
Ya no están encadenadas a las drizas
De los soles, ni del cosmos que sin prisa
Ajustaban de los pueblos el velamen.
Siento lástima por tí, por el vejamen
Del naufragio, ya se inunda tu sentina,
No te guía ya la estrella matutina,
Eres náufrago con sed que la sal lame.

Te creíste igual a Dios, patrón del siglo,
Detrás de ti se animaron, tras tus huellas,
Viendo que tú interponías la querella
A saquear otros enanos arrogantes,
Enardecidos “tomemos el sobrante,
Por derecho nuestro es, enhorabuena”
Y hay que ver del universo la gran pena
Que hace que lloren hoy día los infantes.

Y ya estás viendo, menuda encrucijada,
Que tu rapiña te está doblando el cuello,
Tu sentencia lleva impresa firma y sello
Y tu muerte tiene la “hora señalada”.








jueves, 21 de febrero de 2013

Luna de Buenos Aires


Flotas en Buenos Aires luna ignota;
Tu llanto de princesa despechada
Resbala por paraguas y capotas
En llovizna de gotas aceradas.

En las calles los ojos que se embotan
Urgidos por la prisa y las miradas
Que se pegan al piso, y tú, remota
Y distante con nubes vas velada.

Sólo un loco, borracho, en la vereda,
Te contempla y asciende en tu hermosura,
Con el alma algo triste, pues le queda

Un vacío espejado en la tersura
De tu piel de mujer envuelta en sedas,
Purísima, inasible, fría y dura.

jueves, 14 de febrero de 2013

Plegaria


Padre Santo, protege a nuestro Papa,
Sujétalo al timón en estos días,
Defiéndelo, con puño, espada y capa,
Como a Pedro, cuando dudó y se hundía.

Ya sé, Señor, que Tú tienes un mapa,
Mas la Nave está llena de averías,
Tus designios, mi Dios, se nos escapan,
Dános alguien con don de profecía.

Esta niebla, este andar a lo vikingo,
Mete frío en la sangre y en el pecho,
Estoy ciego, Jesús, ya no distingo

Las obras del Maligno de tus hechos.
Este pesar de tarde de domingo
Cuando niño, con sombras al acecho.