miércoles, 10 de abril de 2013

María Magdalena



"...There must have emanated from this man, who was the Christ, a light, a power far above nature to free the love of a burning and passionate woman like Mary Magdalene from all obsession, pacify it, order it, and at the same time bring it to full flower."

 Fr. Raymond-Leopold Bruckberger, Mary Magdalene.



Haber amado tanto, Magdalena,
Fue virtud y pecado porque errabas,
No estaba en el amado lo que amabas
Pero dabas tu amor a manos llenas.

Qué manera de amar y cuánta pena,
Cuánto daño en hallar lo que buscabas,
Qué de tí si al final no te encontraba
A tí Cristo, María Magdalena.

Feliz culpa, María, feliz pena
La de ver a tu Amor crucificado,
El indulto de sangre a tu condena.

Tu perfume de nardo enamorado
Unge el cuerpo del Rey, flor de verbena
Y es aroma del Dios resucitado.

jueves, 4 de abril de 2013

Presencia del Rey


Voy a mi Rey a rendirle sus honores,
Ante sus pies a hincarme de rodillas,
A reforzar mi fe que trastabilla
Prendada como está de los sabores

Del mundo, de las formas y colores,
Queriendo ver sin ver por la mirilla
El rastro de sus huellas en la orilla,
Las llagas de su cuerpo, sus dolores.

Allí me quedaré al suelo clavado
Indigno y pertinaz con el arresto
De esos tantos soldados olvidados.

Derrotados, caídos y sus restos
Hijos del polvo son, ojos cegados,
sin laureles, sin triunfo manifiesto.