miércoles, 26 de junio de 2013

Pálida Luz

Como una perla en el profundo mar
Blanca palpita, apenas titilante;
Como una estrella en el cielo distante
Un guiño débil nos hace al temblar.

Como luz de posada que al brillar
Pone sed en los pies del caminante;
Como un faro encendido al navegante
Le ilumina recuerdos del hogar.

O la luna que amanece tardía
Nos bosqueja las formas que la noche
Confinaba en su cárcel de tinieblas.

O ese rayo de sol que pare el día,
Y da el postrer suspiro y un reproche
La negrura en un hálito de niebla.