miércoles, 26 de marzo de 2014

Misterios Gozosos

La Anunciación - Encarnación




En tu seno blanco y puro
Sin pecado original
Con su sombra espiritual
Te cubrió el Pneuma Divino,
Posó el Hijo del Dios trino
en morada maternal.

El que todo de la nada
Creó todo y nada es
Sino nada, ya lo ves,
Sino fue por El creado,
Y lo tienes, engendrado
En todo y nada a la vez.

Es el Todo que a la nada
La rescata haciendosé,
Oh misterio de la fé,
De la nada un habitante
Que la torna gravitante
Atraída hacia el que Es.

Lo Inmutable en lo mutable
¿quién lo podrá comprender?
La promesa dada ayer
Hoy se cumple en el Nonato
-no comprendo pero acato
Que se cumpla tu querer-.

Y la nada ya no puede,
Ni los hombres, perecer,
Porque quien es todo Ser
Uno se hizo de nosotros
Ya vendrá aquél que es “El Otro”
Pero poco podrá hacer.

Y qué problemas, María,
Qué pensará tu José,
No sabías, yo lo sé,
Un ángel vino a su sueño
Ya no se frunció su ceño
Y soñó el Adoro Te.

Te pedimos, oh María,
Humildad de corazón
Sumisión de la razón
Al misterio revelado
Y contemplemos callados
La angélica anunciación.