sábado, 5 de septiembre de 2015

El Niño Muerto



Estás allí yaciente, niño, yermo,
el seno de la mar te ha vomitado,
el mundo, ya lo ves, el mundo enfermo
te llora y a la vez te ha asesinado.

-No llores, no me he muerto, sólo duermo
como el amigo del Crucificado,
en miseria y penuria sólo mermo,
me volverás a ver, resucitado-

-Pero ¡Ay! de quienes tienen dos medidas,
y se tiran al sol sobre mortajas
a la vera de un mar sanguinolento-

-No sea que un niño sirio, ya sin vida,
venga y les estropee las migajas
de un banquete podrido y purulento.