jueves, 1 de diciembre de 2016

Pacto

Job 31 Continuación de los lamentos de Job*
“Había ya hecho pacto con mis ojos de no mirar a doncella.

* San Crisóstomo comenta este primer versículo,
 diciendo que Job, aunque no conocía la doctrina evangélica,
 la guardaba exactamente (véase Mateo 5, 28). Por lo demás,
 el cuadro de las virtudes que en este capítulo
se presenta corresponde a los conceptos religiosos
 de los Patriarcas. (Sagrada Biblia - Straubinger)



"Un pacto con mis ojos, a doncella
no he de mirar jamás”, dijo el patriarca,
porque sin par, su Dama, la más bella,
la más sublime flor de la Comarca


robó su voluntad y sin querella
De sus alturas le imprimió su marca.
Sus lumbreras prendáronse de Ella
y el sí prestaron a quien todo abarca.


No fue tu trato, Job, no fue tu sello, 
fue la Sabiduría, que encarnada,
eternizando el tiempo te hizo sabio.

Yo no sé mucho, Job, ve que me estrello,
enséñame, cansado está mi labio
de hablarle al ojo y por respuesta nada.