miércoles, 15 de febrero de 2017

Cerrazón

Toca el nogal en su violín el viento
y el roble le acompaña en contrabajos
¿quién tocará en el aire de tu adviento
si no han visto la luz estos mis gajos?

Un espinar de venas que caliento,
follaje denso, asiento de unos grajos,
te oyen silbar afuera mas no siento
sangre manando en grietas de mis tajos.

Va por la noche, sopla donde quiere,
sin agitar el agua en mi caverna,
y un quejido de rocas que zahiere.

Entumecido frío en el que iverna
un animal del monte que prefiere
un manto de telar de nieve eterna.